usuarios online de tu web. El tiempo

Consejos para la adaptación del niño entre 3 y 5 años en los primeros días


Pocos recordamos nuestro primer día de colegio, aun siendo uno de los más importantes de nuestra vida. Sin embargo nuestros padres sí que lo recuerdan a la perfección. Esto muestra la importancia de la actuación de los padres en esos días.

El sentido común debe guiar nuestras actuaciones. Con todo, les ofrecemos información y algunos consejos sobre la adaptación del niño entre tres y cinco años en sus primeros días en el Colegio.

En el primer día de colegio, nuestros hijos abandonan su ambiente afectivo y/o familiar habitual (donde conocen perfectamente su rol) para entrar en un contexto diferente, con niños y adultos que aún no son de su confianza.
¿Recuerdan la noche anterior a su primera entrevista laboral o la previa a su incorporación a aquella nueva empresa? Inquietud, inseguridad, miedo, temor… Es algo parecido a lo que pueden sentir nuestros hijos en sus primeros días, unido a un sentimiento de abandono.
¿Cómo lo exteriorizan? La mayoría lo hará llorando desconsoladamente, haciéndole “pucheritos” o mostrándose apáticos e indiferentes.

Durante los días previos y en el periodo de adaptación pueden presentarse algunos síntomas como inquietud en el sueño, falta de apetito, dolor de barriga y en algunos casos hasta fiebre. Los padres, en colaboración con los educadores, formamos una parte indispensable del proceso de adaptación de nuestros hijos a la escuela. Por eso les mostramos unas sencillas pautas que ayudarán a alcanzar con éxito la adaptación escolar de los niños:
  • Si nunca se ha separado de su hijo comience con un “ensayo”. Déjelo largos ratos con familiares y amigos en los días previos.
  • Cuéntele lo que se va a encontrar en su primer día de Colegio. Recuérdele la visita al centro que realizaron y háblele de los compañeros que va a conocer, de sus maestros; siempre en positivo y con entusiasmo.
  • Prepare la mochila con su hijo. Explíquele para que utilizará lo que lleva.
  • Acompáñelo al Colegio.
  • No prolongue el adiós. No le muestre la inseguridad o angustia -perfectamente comprensible por otro lado- que usted pueda tener.
  • Evite las faltas sin justificar, sobre todo en las primeras semanas.
  • Pregúntele qué ha hecho durante el día y felicítele por el esfuerzo que ha realizado.
  • Adapte su rutina, en la medida de sus posibilidades, a los nuevos horarios del Colegio.
  • No compare a su hijo con hermanos, otros familiares, conocidos, compañeros. Cada niño tiene su propio período natural de adaptación. Sea paciente y busque el consejo de su Tutor.
Dña. Gloria Pérez y Mr. Paul Buggle
Departamento de Orientación Psicopedagógica

El paso de Infantil a Primaria


Para los alumnos de P1 que han realizado la etapa de Infantil en el Colegio, volver a ver a sus compañeros supone un aliciente muy importante. Para otros, la curiosidad por saber cómo será la Primaria es su principal motivación. Sin embargo, algunos no tienen mucho interés y regresan al cole a regañadientes.
En cualquiera de los casos en los que se encuentre su hijo, se inicia un período de adaptación a nuevos retos que seguro alcanzará con éxito.

Algunos de los cambios:
  • Cambio de edificio
  • Cambio de tutor
  • Nuevos compañeros
  • Nuevas monitoras
  • Mayor número de profesores
  • Asignaturas nuevas (educación física, música y piano, science...)
  • Nuevas aulas y espacios: el gimnasio, las pistas, el laboratorio, el aula de piano
  • No llevamos babi
  • Llevamos agenda
  • Nuevo horario de recreos
  • Nuevo horario de comedor
  • Compartimos el recreo con los “mayores”
  • Nuestra mochila es mas grande
  • Traemos “dos meriendas” (desayuno y merienda)
Además, el primer curso de Primaria supone un avance progresivo para:
  • Adquirir más autonomía en los hábitos de cuidado personal y alimentación y en el área social (en los términos adecuados para su edad)
  • Continuar creciendo en su capacidad comunicativa (receptiva y expresiva tanto en inglés como en español) en su área motora y en su área emocional
Como ven el reto para nuestros chicos es emocionante. Padres, tutores, maestros y monitoras estaremos a su lado para acompañarles ¡Comienza la aventura!

Dña. Gloria Pérez y Mr. Paul Buggle
Departamento de Orientación Psicopedagógica

XXX Congreso de Profesores


El XXX Congreso de Profesores del Colegio Internacional Europa tendrá lugar los días jueves 1 y viernes 2 de septiembre 2016 por la tarde en la biblioteca 'José Ortega y Gasset'.
En él, habrá una presentación por grupo o Departamento. El Rector, por su parte, hará una exposición general de la 'partitura' que constituye el diseño del currículum para el curso que se inicia.

Antiguos alumnos en el European Lacrosse Championship


Del 28 de julio al 6 de agosto 2016 tendrá lugar en Budapest el European Lacrosse Championship donde nuestra selección se medirá con el resto de selecciones europeas.
En la Selección Española juegan dos antiguos alumnos de nuestro colegio: Carlos Rodríguez Romero y Javier Domínguez Gutiérrez, sin duda, dos de los impulsores de este deporte en España.

Academia de Tenis Europa Bernier


Desde la Dirección y el Área de Deportes del Colegio nos complace anunciar el acuerdo con el Club Bernier para la creación de la Academia de Tenis Europa Bernier. La Academia comenzará sus clases en septiembre 2016, con el comienzo del curso, y tendrá una doble finalidad:
  1. El aporte, en horario escolar, de una actividad deportiva completa muy beneficiosa para el desarrollo psicomotriz de los alumnos del último curso de Infantil (5 años)
  2. La implantación de un modelo de enseñanza del tenis a cargo de los prestigiosos profesores del Club Bernier, que permita a los alumnos, a medio plazo, llegar a un nivel de competición
Del prestigio del Club Bernier hablan por sí sólos los datos: Equipo Absoluto 5 años en Primera División Andaluza, equipo +35 4 años en el 1ª División del Campeonato de España, equipo Junior Semifinalista de Andalucía por equipos, Infantil en Primera División Andaluza, Benjamín en Primera División Andaluza... En resumen, toda una referencia para el tenis en Andalucía.

Con la ayuda de sus profesores, queremos llevar a cabo un proyecto ambicioso, sin precedentes a nivel escolar. La Academia de Tenis dará la oportunidad a todos los alumnos de Infantil de 5 años de iniciarse en este deporte (minitenis adaptado para su edad) dentro del horario escolar, y por tanto, sin coste adicional y además de la mano de los mejores profesionales. Desde Bernier y desde la Dirección y el Área de Deportes de nuestro Colegio creemos que en poco tiempo podemos alcanzar unos resultados muy importantes a nivel de desarrollo de la enseñanza del tenis, con las miras puestas tanto en la competición a nivel federativo como en general a la implantación en nuestro Colegio de un deporte muy beneficioso para el alumno a nivel físico, pero que sobre todo conlleva unos valores (respeto, educación, exigencia) en la línea de nuestro Ideario.

Les iremos informando en futuras comunicaciones sobre nuevos detalles de la Academia.

Entrevista a D. Pedro de Lorenzo

http://www.letralibre.es/2016/06/d-pedro-de-lorenzo-la-entrevista.html

En junio 2016 fue publicada en LETRA LIBRE una entrevista extensa y muy personal al Jefe del Departamento de Lengua Española y Literatura de nuestro Colegio, D. Pedro de Lorenzo Fuentes.
LETRA LIBRE es una revista cultural independiente registrada con ISSN 2445-4028 que contiene recursos y materiales útiles para el aula de letras. Fue fundada en 2008 con el artículo 'El presente' (de D. Pedro de Lorenzo, precisamente) y es dirigida desde entonces por el profesor D. Pedro Jaén Seijo. En noviembre 2015 superó los tres millones de lectores y en la actualidad cuenta con diecisiete colaboradores habituales entre los que se encuentran nuestros antiguos alumnos Álvaro Camacho, Pablo Rejano y Fernando Magallanes.
> Leer la entrevista

http://www.letralibre.es/2016/06/d-pedro-de-lorenzo-la-entrevista.html

Conozca más blogs de profesores en europaschool.org/blogs

'En el Colegio conocí a personas excepcionales que cambiaron mi forma de ver la vida'


María José García Cebrián
Antigua alumna

Obtuvo la nota más alta de España en la Selectividad de 2012 (+info)
Actualmente (junio 2016) estudia Medicina. Es un honor que nos conceda esta cariñosa entrevista.

En la Universidad de Lund (Suecia) hay un programa de Cirugía para estudiantes extranjeros. Se puede obtener el convenio Erasmus de la Universidad de Sevilla para el mismo, pero la Universidad de Lund debe aceptar al estudiante de manera independiente (con solicitud, CV, cartas de recomendación y motivación…). Sólo tienen 7 plazas y María José fue seleccionada.
Si la formación teórica -basada siempre en casos clínicos- es increíble, la práctica es aún mejor. Ha pasado en el hospital (en Lund y en Malmo) a diario más horas de las que podría imaginar, pero no hubiera cambiado ni un solo segundo, nos afirma. Operaciones espectaculares con las últimas técnicas, y otras mucho más comunes pero igualmente fascinantes para una estudiante de 4º como ella. En todas le han dejado participar como un miembro del equipo más. Ha tenido turnos en ambulancias y urgencias y, por si fuera poco, le han dado la oportunidad de participar en un proyecto de investigación de primer orden…
"Es una experiencia muy estimulante: seis meses aprovechados al máximo, así que si alguien que estudia Medicina lee esto y tiene ganas de salir, ya sabe", nos cuenta.

¿Durante cuántos años fuiste alumna del Colegio?
Me incorporé en 4º de ESO.

¿Qué representa para ti el Colegio en tu vida actual?
El Colegio ha ocupado una época de mi vida muy importante; se crece mucho personal y académicamente en esos años, así que conocer a la gente que lo forma, y aprender tanto allí, y en ese momento, ha influido mucho en mi formación. Lo mejor para mi día a día ahora, puede que sea el buen hábito de estudio y trabajo constante que se adquiere en el Colegio.

¿Qué fue lo que más te marcó del Colegio?
Las personas, allí he conocido a algunas excepcionales que han cambiado mi forma de ver la vida.

¿Qué profesor/a recuerdas especialmente?
A mí no se me olvidan ni las clases de Lola, ni la entrevista que me hizo la primera vez que fui al Colegio. Estaba muy nerviosa, y al final la hora que estuvimos juntas en su despacho se me pasó volando hablando de libros y viajes. También han sido fantásticas las clases de profesores como Fernando Sánchez y Manolo, o las de Cultura Clásica con Fernando Arráns, o José Antonio Cordero, que para mí ha sido muy especial. Además, a Carlos Harto le agradeceré siempre que me haya ayudado a conocerme mejor para elegir bien mi camino, y que apostara por mí para un programa de intercambio extraordinario.
Pero podría nombrar a todos los que me han dado clase y a muchísimos que no he tenido la suerte de tener como profesores (como Miguel Salvador, que siempre tiene una palabra cariñosa), son todos profesionales y personas sobresalientes.
El Colegio consigue que haya una relación maravillosa entre los alumnos y los profesores y eso enriquece mucho el ambiente.

¿Alguna anécdota en particular que sea difícil de olvidar?
Imposible elegir una. Pasamos muchas horas en el Colegio y hay muchos momentos muy graciosos. Los viajes de fin de curso, los ensayos con el coro… Hay otros también que en su momento no fueron nada divertidos, como mi primer suspenso por no poner el nombre en un examen, aunque ahora sonrío cada vez que lo hago.

¿Qué importancia han tenido los idiomas en tu carrera?
Son esenciales. Te permiten desarrollar tu carrera en el extranjero y poder conocer bien la cultura de otros lugares. Además, en Medicina, es muy bonito y tremendamente útil poder comunicarte con un paciente en su lengua materna. Tenía buena base de inglés y francés cuando entré en el Colegio, pero allí me preparé para los exámenes oficiales de ambos idiomas. Luego he seguido desarrollándolos, y ahora estoy trabajando el sueco, que es muy diferente pero me encanta y me gustaría hablarlo bien.

¿Participaste en algún programa de intercambio internacional del Colegio? ¿Qué te aportó?
Estuve unos tres meses en el Alabama School of Maths and Sciences, al sur de Estados Unidos.
Allí mejoré mi inglés de forma espectacular y aprendí mucha ciencia con un enfoque diferente, las clases eran geniales. Vivíamos en un internado –la palabra impone, pero se disfruta muchísimo– en el que teníamos mucha autonomía, así que maduré también en ese ámbito, ya que era la primera vez que estaba tan lejos de casa.
Aunque siempre me ha gustado mucho viajar gracias a mis padres, esta vez fue muy diferente al vivir con chicos de mi edad pero cuya mentalidad distaba mucho de aquella a la que yo estaba acostumbrada.

¿Por qué le recomendarías tu Colegio a los padres de un posible alumno?
La formación académica, en especial en idiomas y para Selectividad, es excelente. Además se reciben una serie de valores fundamentales como la disciplina y el trabajo; una formación muy completa en ciencias, humanidades, música,…; y una base muy amplia de cultura general.
Además, a causa de esa relación tan estrecha profesor-estudiante que mencionaba antes, la atención que recibimos está muy personalizada, y se agradece enormemente.

¿Qué consejo darías a los actuales alumnos del Colegio?
Yo sólo tengo 22 años para dar consejos, pero he aprendido que hay que abrir bien los ojos, escuchar, pensar. Y viajar. Y estudiar, también. Y que no se le olvide a nadie disfrutar lo bonita que es la vida.

¡Muchas gracias, María José!

'¡Se puede decir que con la Coral nº 8 de Bach aprendí a cantar!'


D. Antonio J. Pinto Aranda
Director del coro Brahms

Nació en Sevilla el 21 de noviembre de 1975. A los 11 años empezó sus estudios de guitarra pero finalmente se decidió por cursar piano en el conservatorio.
Completó su formación en la Universidad de Sevilla terminado Magisterio especialidad en Educación musical en el año 2001 y al año siguiente pasó a formar parte de nuestro Colegio.
Ha impartido clases durante muchos años en Primaria, asumiendo la dirección de los coros Palestrina y Mozart.
Nunca deja de estudiar y el último de sus cursos fue el de Dirección Coral por la Universidad Carlos III de Madrid durante el curso 2015-2016, que le proporcionó una formación y experiencia extraordinarias para su labor al frente del coro Brahms.

¿Qué ha supuesto para ti como músico y personalmente asumir la dirección del coro Brahms?
Musicalmente hablando ha sido la experiencia más enriquecedora que he tenido nunca: dirigir un coro polifónico como éste, que ha sabido arrancar los aplausos en Alemania, Austria, Roma y, cómo no, en nuestra propia ciudad de Sevilla. Ha supuesto un reto que, al principio, cuando menos asustaba, pero que poco a poco ha llenado cada día mi labor profesional de éxitos y de una inmensa alegría. Se trata de un coro muy especial; desde que entré en el Colegio he cantado en él, las relaciones que se establecen entre cada uno de sus miembros son algo increíble... Sus miembros me aportan mucho más que yo a ellos, sin duda. Son unos chicos excepcionales. Y sin el equipo de profesores que pertenece al coro, jamás hubiera sido posible llevar a cabo este proyecto.
En el coro Brahms hay alumnos desde E1 hasta B2, incluidos profesores, que se quedan cada martes, después de una jornada escolar dura, para hacer lo que más les llena en la vida: cantar, y cantar bien. Cada uno de ellos son piezas insustituibles en el conjunto que creamos, así se lo hago saber martes tras martes, de eso es de lo que trato que tomen conciencia.

¿Cuáles crees que son los puntos fuertes del coro?
Bajo mi punto de vista el coro tiene varios puntos fuertes.
El primero es su sonido, es un coro muy grande y eso le da muchísima potencia y volumen, es una potencia que a pocos coros 'escolares' he escuchado.
Segundo es el control que tienen de esa potencia, son capaces de pasar de un fortísimo en el final de Carry the light a un pianísimo en mitad del Ave Verum. Este contraste y potencia se aprecia muy bien cada vez que cantamos, y es cierto que cada vez lo controlan mejor, lo cual brinda una producción musical a un nivel de profesionalidad muy alto.
Tercero, los ataques. Me encanta como el coro arranca cada tema, sus ataques son dulces, consiguen pasar del silencio al sonido con una dulzura no propia de un coro de niños.
Y por último, la afinación. El nivel que están consiguiendo en afinación es cada vez más alto, cada vez saben más y mejor cómo cantar cada nota, van tomando conciencia de cómo mejorar cada dí su calidad musical. Eso define su grandísima capacidad de aprendizaje.

¿Qué aportaciones personales has hecho al coro este año?
Yo pienso que desde la dirección uno impregna al coro de su carácter, de su manera de entender una u otra pieza. El trabajo diario con los chicos hace que esa comunicación no verbal fluya cada día más y cuando estás dirigiendo intentas que suene tal y como sonaba en tu cabeza minutos atrás, antes de interpretarla. La elección de un tempo o de otro, los cambios en la dinámica, las respiraciones, los arreglos propios de alguna obra, todo ello va marcando la forma de interpretación de los miembros del coro y poco a poco vas consiguiendo un sonido más a tu gusto, como decía antes: a tu manera de entender la música.

¿Algún momento especialmente emotivo?
¡¡Muchos!! Desde el momento en el que la música empieza a sonar, todos los momentos son emotivos. Este año hemos tenido la suerte de cantar en dos hogares de ancianos, y ver a los chicos regalar su música a colectivos desfavorecidos o personas en situación de dolor es algo que me hace reafirmar mi condición de profesor y que me dice que algo estamos haciendo bien.
La participación en las Comuniones de nuestro Colegio también supone momentos únicos, desde nuestra presentación en el Altar mayor hasta nuestro último canto de salida.


Nuestro concierto de Navidad en el Salvador también fue un momento único, mi estreno, en ese marco, ante ese público... ¿Qué puedo decir de eso? Las caras de los chicos en cada uno de los temas que interpretábamos, los profesores que decidieron seguir acompañarnos en esta nueva andadura del coro Brahms bajo mi dirección, la participación de antiguos alumnos que han compartido conmigo tantos momentos desde el otro lado del atril, imagínate... Aunque si te soy sincero, me quedo con uno:


En el Salvador nuestro primer tema era Adeste Fideles y la introducción la hacía mi hija
con el violín. Ese momento, justo ese momento de mirar hacia adelante, ver al coro con todas sus
miradas puestas en mí, mis padres y mi mujer y mis otros dos hijos sentados justo detrás de mí y mi hija con el arco apoyado en las cuerdas justo antes de mi gesto de entrada es un momento que no puedo recordar sin que, todavía, se me llenen de lágrimas los ojos.

¿Una pieza especialmente emotiva?
La verdad es que esdifícil elegir una entre todas las que forman nuestro repertorio; todas son especiales en algún momento, pero si hay alguna que muy especialmente me emocione al dirigirla, me quedaría con dos, nuestro Coral nº 8 de Bach -y digo nuestro porque yo creo que ya es más nuestro que del propio Bach, con permiso del Maestro- y nuestro Ave Verum de Mozart.
Ambas suelen coronar nuestros conciertos y tienen un papel muy destacado en nuestras Comuniones. ¡Se puede decir que con ellas aprendí a cantar!


¿Y el peor momento?
No tengo duda. Cuando salimos en el Salvador, se coloca el coro, salgo yo, la iglesia retumba en aplausos, y Alejandro me mira y me dice que el piano no tenía corriente.
Puedes imaginar mi cara: no sabía dónde mirar, es cierto que conservé la calma y me lo tomé un poco a broma, de hecho muy poca gente se dio cuenta. Busqué al personal de mantenimiento y entonces descubrieron que, al apagar las luces de la iglesia, habían bajado también el interruptor de corriente de la zona del piano. Lo subieron, volví a salir y arrancamos el concierto. Fueron 2 o 3 minutos, pero ¡qué minutos!

¿Nos desvelas algo de lo que escucharemos el año que viene?
La verdad es que por motivos de tiempo se han quedado algunas piezas a la espera este año. En cuanto a pop, creo que debemos homenajear alguna vez a los Beatles y, de mis años con los coros más pequeños me ha quedado esa pasión incontroloda por todo lo de Disney.
También estoy muy interesado en la música de Bach, especialmente en todos sus corales. Me
encantaría ir introduciendo piezas a capella del repertorio renacentista y por último, me ha sorprendido la interpretación de un villancico en el concierto de Navidad tan nuestro como el Hacia Belén va una burra, sentí que el coro se sentía en casa, que estaban cantando como yo lo hacía cada año en casa de mis abuelos. Creo que es momento de pensar en nuestro repertorio navideño, en ese que hemos cantado tú, yo y la mayoría de nuestro público cada año en Nochebuena, sacarlo del baúl, desempolvarlo, embellecerlo y, cómo no, cantarlo a cuatro voces en ese momento tan entrañable que es la Navidad.

¡Muchas gracias por compartir tu experiencia, Antonio!
Bueno Pedro, éste es nuestro coro. Muchas gracias por brindarme esta oportunidad, espero que estés con nosotros muchos años cantando y disfrutando. Por último tengo que dar las gracias a mi Departamento de Música, muy especialmente a Ana Patricia, que siempre creyó en mí, incluso antes que yo. Sin ellos nada sería posible.

Sobre estas líneas, D. Antonio Pinto junto a los profesores que forman parte del coro Brahms